martes, 7 de agosto de 2018

DESARROLLO DEL CEREBRO DESDE EL VIENTRE MATERNO

Foto de Kelly Sikkema

     La formación del cerebro humano inicia muy temprano en la etapa prenatal. A tan solo tres semanas de haber sido concebido un ser humano, su desarrollo cerebral se dispara rápidamente, y es un proyecto que dura hasta la muerte. Esto es así porque los mismos eventos que ocurren al principio de su vida cerebral, ocurren durante toda su vida al responder a experiencias, sonidos, #emociones, recuerdos, etcétera. La única diferencia entre el cerebro del neonato y un cerebro adulto, es que el del adulto depende de la plasticidad y el esfuerzo para aprender y el del bebé su crecimiento es absoluto y total porque absorbe los aprendizajes de todo lo que lo rodea. A su vez, en los primeros años de vida el bebé grabará mucho de lo que lo hará en su vida adulta y adolescente. 

      La plasticidad cerebral en los niños y jóvenes tiende a tener dos caminos uno positivo y otro negativo. Positivo porque el aprendizaje desde el embarazo y hasta los 3 años es muy veloz y tenemos la oportunidad de activar una gran cantidad de conexiones neuronales, el cerebro está más abierto y dispuesto al aprendizaje. Negativo porque también son más susceptibles al daño emocional, físico y psicológico. Además les afecta el medio ambiente donde se desarrollan dejando una impronta negativa muy importante cuando no son atendidos con calidad. Esto incluye alimentación, juego, contacto emocional positivo, caricias, atención, lectura, paseos, contacto físico, sociabilidad, etcétera. Los adolescentes por su parte al tener ese gran proceso de crecimiento emocional, su cerebro se vuelve vulnerable y con menos resistencia. 

Con esta información te pueden surgir una serie de preguntas que trataré de anticipar y responder. 

¿Qué es más importante la carga genética o el medioambiente natural del niño?

       La información genética de los seres humanos sólo proporciona los datos básicos que obtiene de la unión de un gameto femenino (óvulo) y un gameto masculino (espermatozoide). Esto incluye la forma en la que el sistema nervioso (neuronas) responde a una cierta experiencia. La información genética también nos ayuda a adaptarnos al medio ambiente geográfico, familiar, de creencias y cultural porque ya viene escrito de alguna manera. Sin embargo, si las situaciones cambian y las experiencias de tu bebé son distintas, por alguna razón, la genética también cambia. En este sentido está involucrado el cortisol, del cual hablaremos en otra oportunidad. 
       Por otro lado, el cerebro humano nace con el potencial de aprender más de un idioma a la vez, porque responde a los diferentes sonidos creando un banco de información importante para el aprendizaje del habla, la lectura y la escritura. Si el cerebro no es estimulado para obtener esta información, esas conexiones cerebrales se pierden y la facilidad de aprendizaje de un segundo o tercer o muchos idiomas, costará más trabajo según vayan creciendo. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta.

                                                               Foto de Loana Casapu

¿Cuál es el periodo crítico del desarrollo y aprendizaje del cerebro?

       La poda o selección de circuitos neuronales activos tiene lugar a lo largo de la vida. El cerebro quita o corta todas las neuronas que no han sido activadas y que le ocupan espacio; eso hace más eficiente su trabajo de transmitir información (sinapsis). Sin embargo, es mucho más común en la primera infancia. Los períodos críticos parecen ser válidos para el desarrollo humano, aunque estamos menos seguros sobre su longitud exacta. Por lo tanto, los bebés también requieren que los padres de familia estén constantemente implementando actividades que los ayuden a que sus neuronas hagan las más sinapsis posibles. Por ejemplo, la visión es un punto muy importante, los niños deben ser debidamente estimulados con colores y movimientos para tener una entrada visual normal o pueden sufrir un deterioro permanente; los niños que nacen con los ojos cruzados o "perezosos" no podrán desarrollar la agudeza completa y la percepción de profundidad si el problema no se corrige con prontitud. 

                               Foto de Jesse Orrico

       Hemos mencionado que el lenguaje, de alguna manera, se construye desde el vientre materno y es desarrollado importantemente desde el mismo nacimiento con palabras y sonidos. Las habilidades lingüísticas dependen críticamente de las aportaciones verbales (o del lenguaje de señas, en el caso de los bebés con deficiencias auditivas) en los primeros años o ciertas habilidades, especialmente la gramática y la pronunciación, pueden verse afectadas permanentemente. 

       
El período crítico para el aprendizaje de idiomas comienza a cerrarse alrededor de los cinco años de edad y termina alrededor de la pubertad. Esta es la razón por la cual las personas que aprenden un nuevo idioma después de la pubertad casi siempre lo hablan con acento extranjero. La recomendación seria acercar a nuestros hijos a la escucha de diferentes idiomas para que tengan una impronta que les servirá cuando empiecen a aprender a hablar y escribir. Por ejemplo, poner un video de una mamá leyendo un cuento en francés y ponerle ese cuento varias veces en la semana. 

       Lo mismo con el inglés o cualquier otro idioma que quieras que aprenda. No se trata de que lo aprenda de inmediato, lo conveniente es estimular esas conexiones neuronales que tiene que ver con el lenguaje. 

Las siguientes preguntas serian: 

¿Cómo afecta la nutrición el desarrollo del cerebro?

¿La experiencia cambia la actual estructura cerebral?

¿Cuándo el cerebro está completamente desarrollado?

¿Por qué el cerebro se somete a estos periodos críticos cuando está en desarrollo?

¿Hay periodos críticos en cada parte de desarrollo del cerebro?

Esto y mucho más en el próximos post.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario